ENTREVISTA CON LA "1" XENEIZE

Laurina Oliveros: defender el buzo de Boca, soñar con la Libertadores y crecer constantemente bajo los tres palos

23 de enero de 2022 - 11:26 hs

Luego de un tropiezo a mitad del año pasado, "Lauchi" y todo Boca cambiaron el chip y arrasaron con todo lo que jugaron. Sus comienzos, la complejidad del puesto y, claro, los objetivos para este año con el club Xeneize. Una charla exclusiva con DEPORTV. 
Por Daniel Contreras: Instagram @danicontrerasok

Ese buzo rosa brilla más que nada en la tarde primaveral de Caseros. Es una ráfaga que vuela hacia la derecha con una rapidéz y firmeza que sorprende. La rival, perpleja sobre el punto del penal, observa que la única luz de esperanza para remontar la historia se desvanece, en apenas un instante. Queda sentenciado, en el minuto 62 del partido, este Superclásico que deposita, otra vez a Boca en la gran final del certamen que unos días después ganará con autoridad. Y allí, luego de algunos abrazos y festejos, queda nuevamente, en la soledad del arco aquella figura que se distingue con apenas un soslayo en el verde campo de juego.

Porque así, ésa, es la tarea de la arquera: brindar seguridad y confianza a todo un equipo cuando se la requiere, actuar rápido y volver a la concentración absoluta, aunque esto garpe menos que un golazo al ángulo o una linda pisada. Ésa es la tarea que tan bien cumple Laurina Oliveros. O Lauchi, simplemente, arquera, campeona y figura del Xeneize.  



- Bueno, Laurina... Contrato renovado con Boca, un año cargado de competencia, arranca en breve la Copa Federal... ¿Lindo y movido arranque el del 2022, no?

- Sí, la verdad que muy contenta por como arrancó el año. Y entusiasmada con esta Copa Federal que se va a jugar. Es un desafío nuevo para todas las chicas que venimos de AFA y también para las del interior del país. Va a estar lindo también para ver dónde estamos paradas depués del receso y las vacaciones.

- Después de aquella caída con San Lorenzo en los penales, el equipo cargó energías y se quedó con todo lo que jugó... ¿Dónde pensás que estuvo el mayor crecimiento del plantel? ¿Y en lo personal?

- Y... fue entrenamiento tras entrenamiento, partido tras partido. Se nos había escapado una Copa de las manos, una clasificación a la Libertadores. Sabíamos que no nos podíamos quedar ahí, teníamos que revertirlo, darlo vuelta y creo que lo logramos de la mejor manera, en lo grupal y en lo personal. Hubo un cambio enorme en la actitud y en darnos cuenta que esa Copa debía ser nuestra y que la próxima tenía que serlo sí o sí.

- Ya que estamos con este tema... La carrera de una jugadora, como toda deportista, tiene muchos altibajos... ¿Cómo fue el camino de apostar, desde pequeña, al fútbol y al ser arquera de fútbol? 

- Te digo la verdad, yo lo viví con total naturalidad. Mis viejos me apoyaron desde chiquita y nunca me presionaron con  tener que hacer otro deporte. Siempre me acompañaron y me dejaron decidir qué quería ser, deportista, artista, lo que fuera... Y con respecto al puesto fue igual. Después, cuando una va creciendo, tiene que ir resolviendo ciertos temas... No te voy a mentir, en un momento sí me costó, es un puesto difícil, muy solitario, muy marginado a veces. Lleva consigo un trabajo mental constante, hasta el día de hoy te puedo decir. 


Fotos: Instagram @lauchioliveros

- Imagino que, cuando decidiste atajar y dedicarte al fútbol, muchas cosas no las habrías imaginado tal cual pasaron (viajes, competencias internacionales, Selección, etc)... ¿Creés que, gracias a un gran trabajo que ustedes vienen haciendo, las nuevas generaciones encuentran un camino más allanado?


- Totalmente. Eso era algo que con las más "viejas" nos propusimos en un momento: pelearla, lucharla para que las nuevas generaciones puedan disfrutar, puedan tener todo aquello que nosotras no tuvimos y que puedan dedicarse plenamente a hacer lo que más les gusta que es jugar al fútbol. 

Lauchi es de Ramallo, Buenos Aires. Tiene 28 años y, además de ser arquera profesional es profesora de educación física. Si bien comenzó a atajar en su barrio, la carrera "oficial" debajo de los palos comenzó en Los Ángeles, Estados Unidos. Su familia se había mudado allí por trabajo y, tras jugar de "9" en el equipo de YMCA, con varones, fue en V.A.Y.S.A., un club de fútbol femenino, donde el entrenador le preguntó si quería ir al arco. Allí comenzó a competir cada fin de semana y fue adquiriendo mayor experiencia en el puesto. Cuando a los 11 años volvió al país no encontraba dónde jugar al fútbol... Probó con el handball, pero no... Y, después de un tiempo (a los 14) llegó a Ferrocarril Urquiza (hoy UAI Urquiza) donde se reencontró con su gran amor. De 2008 a 2019 atajó en el Furgón, siendo cuatro veces campeona, para luego pasar a Boca Juniors. 

- Volvemos al día a día... ¿Cuáles son los planes de Boca para los siguientes días?

- Nuestros objetivos en el corto plazo siguen siendo los mismos: seguir entrenando, mejorando, afinando alguna que otra cosa que estamos viendo y que vimos de año pasado. Pero sobre todo muy contentas y entusiasmadas, queremos que ya empiece a rodar la pelotita. 

- Una  más del Xeneize... Jugaste muchos años en UAI dónde construiste una gran carrera. Ahora, ¿qué tiene el "Mundo Boca" del que tanto se habla? ¿Es tan así? 

- Y sí, es tan así como dicen y cómo suena, je. La gente de Boca está loca, está loca bien, es gente loca linda entendés... Los mueve la pasión y todo lo lindo que lleva el fútbol. Pero también se ve con todas las disciplinas, con todos los deportistas que defienden la camiseta de Boca. El ser ovacionda por la gente cuando estás dentro del campo es realmente inexplicable, te juro que esa sensación cuando te alientan, te dicen cosas lindas... no se puede explicar, solo puede sentirse. 



- Ya en 2022, ¿cuáles son tus planes? Los objetivos para tu carrera...

- Los objetivos para este año tienen que ver con los colores que defiendo: que Boca quede en lo más alto, ganar todo lo que juguemos y, principalmente, apostar por la Copa Libertadores. Si bien falta bastante, creo que se jugaría en octubre, es un desafío para el que necesitamos estar bien preparadas. Queremos poner al club allá arriba y ganar la Copa. 

-  ¿Y en lo personal?

- Y en lo personal... seguir dando lo mejor. Intentar mejora día a día, cuidando el arco, darle confianza y seguridad a mis compañeras. Por más que una sea grande y cuente con cierta experiencia, cada año se pueden aprender un montón de cosas si una está dispuesta.

- Para ir cerrando, ¿cómo ves el desarrollo del fútbol femenino en Argentina? ¿Qué se precisa para seguir mejorando? ¿Y qué importancia le das a que en los últimos años se puedan ver muchos más partidos, no solo de la Selección sino también de la Liga local por televisión abierta? 

- Yo lo veo muy bien. De a poquito al fútbol femenino se le va dando la importancia que se merece. Los que sí, hay muchas cosas para mejorar en cuanto a la formación, que resulta clave para el desarrollo. Que las más chiquitas tengan esa base que tanto se requiere a corta edad. Después, sirve mucho que nos vean, que nos tengan como referentas. Sinceramente me siento muy contenta por todo lo que pude vivir estos años y ser parte de este "antes y después". Es un orgullo haber sido parte, seguir siendo parte y poder dar una mano en lo que se necesite. Como hablábamos antes, para que las nuevas generaciones puedan vivirlo bien, que estén contentas, que disfruten y también que valoren todo lo que se hizo. 

-  Ahora sí la última... ¿Los deseos de Lauchi Oliveros para este año que recién arranca?

- Deseo que Argentina quede en lo más alto. Deseo que Boca quede en lo más alto. Deseo que el fútbol femenino siga mejorando, que sigamos creciendo. Y deseo mucha salud y felicidad para mi familia y seres queridos.

Buscar

V
BUSCAR