TENÍA 26 AÑOS

Día triste para el deporte argentino: falleció Braian Toledo, emblema del atletismo nacional

27 de febrero de 2020 - 12:42 hs

El atleta viajaba en su moto por la ruta 40 en Marcos Paz cuando se topó con un lomo de burro que le hizo perder el control del vehículo. Como lanzador de jabalina, a sus 16 años, consiguió la primera medalla de oro para nuestro país en los Juegos Olímpicos de la Juventud en Singapur 2010. Además, fue bronce en Guadalajara 2011, debutó olímpicamente en Londres 2012 y en 2016 llegó a la final en los Juegos de Río.
Cerca de la medianoche de ayer, Braian Toledo circulaba en moto - identificada como una Royal Enfield de 500 color negro - por la Ruta Provincial 40 de su Marcos Paz natal, cuando un lomo de burro recientemente construido detuvo abruptamente su marcha. Y su vida.
 
Según se dio a conocer, el módulo había sido instalado hace menos de una semana, aunque los vecinos no estaban conformes con la obra debido a los inconvenientes que provocaba por su gran altura. También se supo que el joven atleta viajaba con su casco puesto aunque a una velocidad superior a la permitida en la zona: 40 kilómetros por hora, según indica un cartel instalado este fin de semana unos metros antes del dispositivo.

 
En 2019, Braian había sido operado de su tobillo derecho y recién en las últimas semanas de febrero había podido deshacerse de las muletas. En ese marco, se había trasladado al CeNARD de la provincia de Santa Fe para realizar una preparación de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio que se van a disputar en la última semana de julio de este año. Quizás por eso no estaba al tanto de que en el barrio de toda su vida había construido ese lomo de burro inesperado y fatal.
 
Como atleta, deja un gran legado y muchos ejemplos a seguir para las próximas generaciones. En 2010, con tan solo 16 años, consiguió la primera medalla de oro para Argentina en unos Juegos Olímpicos de la Juventud.  En 2011 fue bronce en los Panamericanos de Guadalajara. En 2012 debutó en los JJ.OO. de Londres. Y en 2016 finalizó 12º en los Juegos de Río de Janeiro, donde accedió a la final.




Pero sus logros deportivos no serán lo único que deje huella. También lo hará su gran sensibilidad humana, expresada en acciones solidarias anónimas y constantes, sus mensajes de superación y la lealtad con sus raíces, de las que nunca se olvidó y fueron siempre el motor para nunca bajar los brazos y seguir persiguiendo su sueño.


Buscar

V
BUSCAR